21 jun. 2010

Disponibilidad de agua

El agua está involucrada en todos los aspectos sociales, económicos, ambientales, políticos y culturales del ser humano. El crecimiento demográfico, el rápido proceso de urbanización e industrialización, la expansión de la agricultura y el cambio climático ejercen una presión cada vez mayor sobre la disponibilidad de agua. Se considera que los problemas más importantes que tendrá la humanidad en el futuro cercano estarán relacionados con su consumo. La Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA) con sede en Morelos y el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) nos proporcionan información rica y confiable para saber la situación actual y tendencial de la gestión del agua.
De la disponibilidad de agua promedio anual en el mundo, el 97.5% es agua salada y sólo el 2.5%, ó 35 mil billones de metros cúbicos, es agua dulce. De esta cantidad casi el 70% no está disponible para consumo humano porque se encuentra en los glaciares, en la nieve y en el hielo. Sólo una pequeña porción se encuentra en lagos, ríos, humedad del suelo y depósitos subterráneos relativamente poco profundos; y además, mucha se encuentra lejos de las zonas pobladas, lo cual dificulta o vuelve imposible su utilización efectiva.
Anualmente México recibe del orden de 1.5 billones de metros cúbicos de agua en forma de precipitación. De esta agua, el 72.5% se evapotranspira y regresa a la atmósfera, el 22.1% escurre por los ríos o arroyos y el 5.4% restante se infiltra al subsuelo y recarga los acuíferos, de tal forma que anualmente el país cuenta con 458 mil millones de metros cúbicos de agua dulce renovable, lo que se denomina disponibilidad natural media.
La precipitación pluvial constituye una parte importante del ciclo hidrológico, ya que produce el agua renovable del planeta. Si consideramos como indicador la cantidad de agua renovable per cápita de un país, resulta que México se encuentra en el lugar número 88 de 177 países de los cuales se dispone de información. Si ahora consideramos la extracción total de agua, México se encuentra en el lugar octavo, extrayendo 79.8 mil millones de metros cúbicos por año y dedica el 76.8% al uso agrícola, 14.0% al uso industrial y 9.2% al abastecimiento público.
La precipitación pluvial promedio anual histórica en diferentes ciudades del Estado es, en mm: Jojutla 829, Cuautla 865, Tetela del Volcán 1076, Cuernavaca 1189 y Huitzilac 1510.
También contamos con el sexto lago más importante del país, Tequesquitengo, con un área de 8 kilómetros cuadrados y una capacidad de almacenamiento de 160 millones de metros cúbicos, y además están las Lagunas de Coatetelco y El Rodeo.
La situación de los principales acuíferos de Morelos es variada, en Cuernavaca se tiene equilibrio entre extracción y recarga, en Cuatla-Yautepec y Zacatepec los acuíferos están sub-explotados, y el de Tepalcingo-Axochiapan se encuentra sobre-explotado.
La mayoría de las ciudades se abastecen de agua subterránea que se bombea y distribuye a través de redes cuya eficiencia de operación es muy baja, del 40%.
En 2008, el uso de agua en Morelos correspondía a 74.4% agrícola, 21.0% abastecimiento público y 4.6% a la industrial. Y su origen proviene 71% de aguas superficiales y 29% de subterránea. No se contaba con plantas de tratamiento municipales, pero sí con 32 de aguas residuales municipales y 83 de aguas residuales industriales.
En una perspectiva a largo plazo, se deben considerar: dotación y reserva para satisfacer futuras necesidades; dimensiones óptimas de plantas potabilizadoras y el tamaño de los organismos operadores proveedores del servicio; nivel de confianza de estos organismos operadores para responden a situaciones de escasez y de emergencia; impacto de la política y programas sobre el uso del agua a largo plazo; impacto en los beneficios y costos del agua como insumo económico, y potencial y limitaciones en la administración del agua.
Asimismo, los factores de mayor peso sobre la demanda de agua son: crecimiento de la población, empleo, ciclos económicos, tecnología, clima, el precio del agua, uso eficiente y programas de conservación; así como deterioro de la infraestructura, contaminación de las fuentes y aparición de catástrofes naturales.
Conagua, considerando un escenario tendencial, al sólo incluir el crecimiento poblacional y las dotaciones promedio estatales en el periodo 1993-2008, estima para el año 2025 un volumen de agua concesionado promedio per cápita esperado de 120.8 metros cúbicos, para nuestro país, 8% superior respecto a 2008. Por arriba del promedio esperado se encuentra Morelos con 426 millones de metros cúbico (3% del nacional) para uso doméstico y 472 millones de metros cúbicos (0.7% del nacional) para uso agrícola.
Creemos un escenario futuro con mejor disponibilidad de agua en Morelos al seguir las 67 recomendaciones para ahorrar agua que nos propone el IMTA (www.imta.mx).

No hay comentarios: