17/1/2011

Ingeniería en el futuro

La ingeniería se dedica a transformar conceptos científicos e ideas prácticas en realidades, cambiando y formando al mundo material para beneficio de la humanidad. Así, el ingeniero debe poder aplicar el conocimiento científico y tecnológico para resolver un problema y considerar al mismo tiempo el costo, las implicaciones ambientales y las consecuencias sociales y económicas de la solución propuesta. Ésta es la nueva visión de la ingeniería para impulsar el desarrollo sustentable.
En Inglaterra se ha conformado una alianza de instituciones para acelerar el camino hacia la sustentabilidad, que se llama Construyendo el futuro desde la ingeniería (Engineering the future, en inglés con traducción propia). Las asociaciones principales son el Consejo de Ingeniería, el Ingeniería UK, el Instituto de Ingeniería, la Institución de Ingenieros Químicos, la Institución de Ingenieros Civiles, la Institución de Ingeniería y Tecnología, la Institución de Ingenieros Mecánicos, el Instituto de Física y la Real Academia de Ingeniería, con una membresía combinada de 450 mil personas.
En noviembre de 2010, esta alianza publicó una visión del futuro de la ingeniería en el Reino Unido (Engineering the Future-a vision for the future of UK engineering) donde las instituciones presentan los mayores problemas actuales que enfrenta el Reino Unido desde una perspectiva de la ingeniería y le proponen a su gobierno cuatro políticas públicas prioritarias para atacar dichos problemas.
Aseguran que la prosperidad futura requiere de una base económica mucho más diversificada y que el Reino Unido debe crear más empresas e industrias que mantengan una continua creación de riqueza a través de añadir valor a sus productos, infraestructura y servicios. La escala y complejidad de los procesos de reindustrialización que se requieren en este siglo no pueden ser sólo resueltos por el mercado, indican. Un aspecto muy importante será crear una economía basada en tecnología de punta, que necesitará nuevos modelos de cooperación entre la industria, el gobierno y la educación para impulsar el crecimiento.
Las cuatro prioridades claves de política pública son: invertir en las habilidades del futuro, ser líder en tecnologías bajas en carbono, capitalizar el valor de la base científica y tecnológica del Reino Unido y aplicar el poder del gasto público para impulsar la innovación.
Las habilidades técnicas y de ingeniería son esenciales para un futuro próspero del Reino Unido, nos indican. Éstas son un componente central para establecer una ventaja comparativa a nivel internacional en diversos sectores, logrando alcanzar metas sociales a través de soluciones técnicas y, además, permitiendo mayores oportunidades y movilidad sociales. Proponen que el gobierno debe: lograr que los alumnos de matemáticas y ciencias de escuelas y colegios sean enseñados por especialistas en cada tema; promover que la industria disponga de espacios para aprendices y estudiantes de licenciatura, y asegurar los mecanismos de financiamiento apropiado para el funcionamiento de los departamentos de ingeniería de las universidades.
Nos recuerdan que el gobierno del Reino Unido estableció una meta al 2050 para reducir las emisiones de bióxido de carbono en 80 por ciento con relación a los niveles de 1990, con una meta intermedia de reducción del 26 por ciento para el 2020. Para alcanzar dichas metas, proponen que el sector de la ingeniería trabaje para alcanzar un uso masivo de las tecnologías ya existentes y, en el largo plazo, avanzar en innovaciones basadas en ciencia y tecnología. Proponen que el Gobierno debe: establecer una política, con marco regulatorio, que sea estable, clara y bien comunicada, y dar prioridad al desarrollo y explotación de las investigaciones relacionadas con tecnologías de bajo carbono y de mayor eficiencia energética.
El Reino Unido tiene una base de investigación científica y tecnológica muy activa y de clase mundial, que produce nuevas ideas, tecnologías y propiedad intelectual. Recomiendan que debe mantener este nivel para poder acceder a una economía basada en el conocimiento, que contrate y retenga a las mentes más brillantes y que atraiga la inversión de compañías internacionales que estén basadas en la investigación. Proponen que el Gobierno debe: incentivar al sector empresarial para que se asocie con la academia; asegurar capital de riesgo importante para financiar la creación de empresas de base tecnológica; enfocar los créditos fiscales de investigación y desarrollo a las compañías de alta tecnología, a las PyMES y las recién incubadas, y establecer clusters transnacionales.
El gobierno del Reino Unido gasta unos 3.5 millones de millones de pesos al año en bienes y servicios, lo que bien invertido debe influenciar muchísimo en el desarrollo apropiado del país. Proponen que el gobierno debe: capitalizar el potencial de la procuración pública en beneficio de la innovación y de proyectos tecnológicos de infraestructura; incorporar la cultura de la innovación en el sector público, y ampliar la interacción del gobierno con las Pymes.
En Morelos debemos analizar cada una de estas importantes propuestas y, como hacen en el Reino Unido, utilizar el asesoramiento de científicos, ingenieros y tecnólogos en la elaboración, seguimiento y evaluación de políticas públicas. Si no, perderemos un elemento clave para alcanzar la sociedad del conocimiento.

2 comentarios:

angie espinal dijo...

tu como ingeniero que consideras que sucederá en el 2050 con dicha profesión , cual seria tu papel ante un mundo cambiante, sobre- poblado y con tanto retos y dificultades(recursos naturales) a afrontar

angie espinal dijo...

tu como ingeniero que consideras que sucederá en el 2050 con dicha profesión , cual seria tu papel ante un mundo cambiante, sobre- poblado y con tanto retos y dificultades(recursos naturales) a afrontar