2 nov. 2015

ATP, con beneficios o no


publicado en La Jornada Morelos el 2 de noviembre de 2015.
Con pocas líneas hechas públicas, el Acuerdo Transpacífico (ATP), ya generó un fuerte debate sobre sus posibles beneficios a las personas de los países que lo firmen. Muchos ponemos en duda que un acuerdo que se negocia entre gobiernos, apoyados por grupos de expertos de sus socios empresariales más cercanos, pueda brindar beneficios amplios con riesgos mínimos; ya que la negociación entre países tuvo que ser muy compleja y se debió ganar en algunos temas y perder en otros. Lo que también sorprende es el hecho de realizar estas negociaciones secretas en un país donde se dice que existe un gobierno abierto. Además, para que México y otros países validen la versión final del ATP, éste antes deberá pasar por el Congreso para aprobarlo o no, pero sin hacer modificación alguna al texto.
            En 2005, Brunei, Chile, Nueva Zelanda y Singapur iniciaron las negociaciones de este ATP, que entró en vigor un año después. Se le designó como un acuerdo sui generis en por lo menos dos aspectos (http://www.ictsd.org/bridges-news/puentes/news/el-acuerdo-estratégico-transpac%C3%ADfico-de-asociación-económica-una. Visitada en 20151031): a) Fue el primer Tratado de Libre Comercio entre países de tres continentes y b) que vincula a cuatro economías pequeñas y abiertas con bajos niveles de comercio entre sí, donde la eliminación de barreras arancelarias en sus principales mercados de exportación (o los más protegidos), no fue un factor clave en la negociación. Sin embargo, el interés por este ATP se ha multiplicado desde noviembre de 2009, cuando el presidente Barack Obama anunció que Estados Unidos negociaría con estos países con el objetivo de forjar un acuerdo regional que cuente con una amplia base de miembros y los altos estándares dignos de un acuerdo comercial del Siglo XXI. Las negociaciones para ampliar el ATP se iniciaron en marzo de 2010, y no se limitan a la eliminación de aranceles. El interés de varios países y de los grupos de poder dentro de los mismos parte de la expectativa de que éste establecerá el estándar para las futuras negociaciones comerciales de Estados Unidos en una era posterior al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).
            Ahora el ATP, además de Estados Unidos que lo sigue promoviendo, involucra también a otros 11 países: Japón,  Australia, Nueva Zelanda, Malasia, Brunei, Singapur, Vietnam, Canadá, México, Perú y Chile; y significativamente China no ha sido invitada a participar. Por lo que se ha filtrado a los medios de comunicación, en sus más de 26 capítulos de negociación, el acuerdo busca regular un gran número de temáticas, que van desde el comercio de lácteos, hasta la regulación laboral, pasando por derechos de autor, patentes, inversiones estatales y medio ambiente (http://tppabierto.net/que-es-tpp. Visitada en 20151031). El contenido de estos textos ha creado alerta mundial respecto a diversos temas, como: Limitación a Derechos Humanos en Internet, Obstáculos al acceso a medicamentos genéricos, Obstáculos al acceso al conocimiento y la cultura, y Obstáculos a los derechos de los consumidores.
            El secretario de Economía, Ildefonso Guajardo Villarreal, el 20 de octubre pasado, informó que en 30 días difundirán el contenido del ATP en internet, lo que en el caso de México permitirá que ya esté al escrutinio de los diputados, de los senadores y de toda la opinión pública (http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2015/10/20/en-30-dias-contenido-de-atp-estara-disponible-en-internet-guajardo-7492.html. Visitada en 20151031). Asimismo, expuso que la Secretaría de Economía mantuvo más de mil 100 reuniones con todos los sectores productivos y no se incluyó ninguna propuesta no consensuada antes con cada sector involucrado en el ATP, y que se reportó cada sesión de negociaciones al Senado.
            Ricardo Núñez, embajador de Chile en México, aseguró que más que cuestiones comerciales, y que suban o bajen las exportaciones de bienes y servicios para los países que eventualmente aprueben y suscriban el ATP, el problema del mismo es que las imposiciones de Estados Unidos nos van a afectar a todos, particularmente en propiedad intelectual y la industria farmacéutica, pero también en la producción de música, arte, y en acceso y supervisión de internet. Durante 5 años, por ejemplo, se pretende que no podamos fabricar fármacos o medicinas de características químicas similares a los ya patentados por las grandes potencias, fundamentalmente Japón y Estados Unidos, aunque éste último quiere que sean 12 años. Eso significa que gente de nuestros países no van a poder acceder a esos productos y, en el fondo, eso pueden ser vidas humanas (http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2015/10/24/imposiciones-de-eu-problema-del-atp-embajador-4714.html. Visitada en 20151031).
            México no ganará nada con el Acuerdo de Asociación Transpacífico (ATP) ya que su competitividad es nula frente a los siete países de Asia y Oceanía que forman parte del mismo y con los cuales ha acumulado un déficit comercial de 293 mil millones de dólares entre 1993 y 2014, periodo que coincide con la entrada en vigor del TLCAN, cuando el país comenzó a abrir sus fronteras, advirtió Arnulfo Gómez, de la Universidad Anáhuac (http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2015/10/25/mexico-no-ganara-nada-con-el-atp-especialista-en-comercio-exterior-6925.html. Visitada en 20151031). Él abundó que el superávit que tiene México en la balanza comercial con Estados Unidos, que presume el gobierno federal, sólo es consecuencia de las maquilas porque el porcentaje de valor agregado en las exportaciones de productos nacionales se redujo de 58.8 a 37 por ciento si se incluye el petróleo y, sin éste, la caída es de 52.9 a 29 por ciento en el periodo señalado. La firma del ATP será un pésimo negocio para México pues hará que la participación del valor netamente mexicano en el mercado de Estados Unidos siga decreciendo y los insumos extranjeros incluidos en nuestras exportaciones sigan creciendo, sin generar empleos ni riqueza en nuestro país.
            Sin embargo, Ildefonso Guajardo aseguró que el ATP elevará en 1.3 puntos el crecimiento de la economía mexicana en los primeros cinco años desde que entre en vigor y, también, que México se pone a la vanguardia del comercio internacional en el Siglo XXI, de la misma manera en que lo hizo hace 20 años con el TLCAN (http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2015/10/26/atp-anadira-1-3-puntos-al-crecimiento-de-mexico-guajardo-2746.html. Visitada en 20151031).
En Morelos, debemos participar en el debate sobre la conveniencia o no de firmar el ATP, ya que puede ser definitorio para establecer la viabilidad a corto de plazo de convertirnos en un polo mundial de innovación basada en ciencia. Podría no haber empresas interesadas por invertir en el conocimiento que generamos.