29 abr. 2016

La cultura del auto.


publicado en La Jornada Morelos el 11 de abril de 2016
Desde principios de este mes, el “Programa Hoy No Circula” (PHNC) que ha sido implantado de manera obligatoria en la Zona Metropolitana de la Ciudad de México (ZMCM) y con aplicación más endurecida por la actual contingencia ambiental, es el centro de muchas críticas, la mayoría desmedida e injusta. El verdadero problema es el efecto negativo del neblumo, principalmente ozono y partículas de carbón microscópicas, en la salud de las personas que viven en esa zona. Por lo que debemos analizar ¿para qué se puso en marcha el PHNC? Y, lo más importante, ¿cómo solucionamos este grave problema de salud?
Está demostrado que para ciertos volúmenes de ozono y de PM en el aire que respiramos se causan efectos nocivos en nuestra salud, principalmente en las vías respiratorias, que impactan en la morbilidad y aún en la mortalidad de seres humanos. Desafortunadamente, por cuestiones climáticas, durante los meses de febrero, marzo y abril de cada año, ocurren inversiones térmicas y alta radiación solar en la ZMCM, que es un valle medio-cerrado por montañas. Dicha situación  favorece la existencia de contingencias ambientales.
Hace más de 20 años se implantó el PHNC solo con la finalidad de reducir el número de vehículos privados que transitan cada día por la ZMCM. El objetivo es correcto y su hipótesis está bien: al circular menos coches privados se emiten menos contaminantes, se generan menos ozono y PM, y hay un menor número de enfermos. Sin embargo, para algunos este programa es culpable de un sinnúmero de males: las personas compran otros coches, las personas usan sus coches lo más posible sin cambiar a otra modalidad, los verificentros son corruptos, el transporte colectivo es deficiente y está saturado, no se incluyó a los vehículos con placas federales, la industria no ha sido controlada, no se han mejorado las gasolinas, se desperdicia el valioso tiempo de la persona que viaja solo en su coche particular, y aún aseguran que no resolvió el problema de movilidad y transporte, y que no garantiza que no haya más contingencias.
La solución técnica al problema de la contaminación por neblumo en el aire se conoce desde hace tiempo y se ha aplicado en otros países: vehículos más eficientes en la combustión de gasolinas, diesel y gas natural; mejores convertidores catalíticos y filtros; combustibles menos contaminantes; mantenimiento adecuado de las unidades; uso de vehículos eléctricos híbridos o totales; mejoras en las calderas industriales; captura de gases contaminantes de las industrias y talleres; programas de ahorro y uso eficiente de la energía; fomento al uso sustentable de la energía; reducir el peso del vehículo por pasajero; y movilidad de personas en transporte colectivo eficiente, seguro y de calidad, entre otros. Además, como cualquier solución técnica a un problema ambiental requiere del apoyo de políticas públicas que motiven la participación decidida de la población.
El verdadero problema es cultural, ya que valoramos mucho más al individuo que a la colectividad. En la ZMCM, menos del treinta por ciento se traslada en coche particular y el resto en un transporte colectivo que es insuficiente y, en general, sucio, ineficiente y contaminante. Nuestro desarrollo se basa en solo eficiencia económica, sin disminuir ganancias por mejorar la calidad ambiental. Se gasta inversión pública para aumentar la movilidad de una persona, en vez de invertir más en el transporte de muchas.
Cambiemos a impulsar el desarrollo sustentable para beneficio de nuestra sociedad al considerar simultáneamente aspectos técnicos, sociales, ambientales y económicos.
            En Morelos, debemos lograr que la ampliación del libramiento sea el último homenaje absurdo al automóvil y desarrollemos una movilidad y transporte al servicio de la comunidad y el ambiente.

25 abr. 2016

Explosión en PEMEX, ¿falla de la Reforma Energética?


publicado en La Jornada Morelos el 25 de abril de 2016 
El miércoles pasado hubo una explosión dentro del complejo petroquímico “Pajaritos” de PEMEX, en Coatzacoalcos, Veracruz. De hecho, la conflagración ocurrió en la planta Clorados 3 perteneciente a la Asociación Pública Privada formada por PEMEX y la compañía Mexichem, que es la primera alianza estratégica que se concretó tras las aprobación de la Reforma Energética. El resultado hasta hoy es de 28 trabajadores fallecidos, 18 hospitalizados y millones de dólares en daños materiales. Pero, ¿quiénes son los responsables de disminuir la probabilidad de ocurrencia de un evento como éste?
            Dicha explosión se debió a una fuga de cloro y etano, cuya causa todavía no se conoce con precisión. Sin embargo, hasta ahora todo indica que el origen es la falta de mantenimiento apropiado en dichas instalaciones. Trabajadores han dicho que no se siguieron los protocolos de seguridad y todo voló.
            Mexichem compró casi el 51 por ciento de la planta y ha mantenido a la misma plantilla laboral de empleados de PEMEX. El problema de operación se debía a equipos obsoletos e ineficientes, por lo que esta compañía está invirtiendo en tecnología más moderna para que opere mejor y aumente su competitividad.
            En diversos medios se está especulando si la culpa de la explosión es de PEMEX, de Mexichem o de ambos. Sin embargo, al día siguiente el presidente Peña Nieto visitó la zona y se hizo acompañar por los secretarios de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong; Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos; Salud, José Narro y de Educación Pública, Aurelio Nuño, así como la procuradora general de la República, Arely Gómez, y el gobernador de Veracruz, Javier Duarte. También fue muy notorio que nadie de Mexichem asistió. Además, los cordones de seguridad que se instalaron alrededor del complejo fueron con elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional.
            El Gobierno Federal asumió la total responsabilidad de control, limpieza e indagación del desastre, sin preguntarle a PEMEX, empresa productiva del estado, y a Mexichem, la compañía privada mayoritaria en acciones y responsable de la operación. ¿Querrán que no fracase la primera alianza público privada después de la Reforma Energética?
            Otra acción que debe ser indagada, con posibles consecuencias legales, es la inoperatividad de la Agencia Nacional de Seguridad Industrial y de Protección al Medio Ambiente del Sector Hidrocarburos (ASEA). Ésta es un órgano administrativo, creado a partir de la Reforma Energética, desconcentrado de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), con autonomía técnica y de gestión, encargado de regular y supervisar la seguridad industrial, la seguridad operativa y la protección del medio ambiente en las actividades del sector hidrocarburos. Su misión es “garantizar la seguridad de las personas y la integridad del medio ambiente con certidumbre jurídica, procedimental y de costos en el sector hidrocarburos” .Y su visión es “ser la agencia que lleve al sector hidrocarburos de México a ser el más limpio y seguro del mundo”.
            Siempre pensamos que el diseño de esta Agencia era equivocado, no es realista considerar que la seguridad industrial y la protección ambiental del sector hidrocarburos pueda recaer en un órgano de la SEMARNAT.
            En Morelos, debemos conocer quienes están encargados de la seguridad industrial y la protección al ambiente de las instalaciones de PEMEX. Por ejemplo, de los tanques y tuberías que fugan gasolina a las colonias circundantes. Verifiquemos ya que están cumpliendo su encomienda y no busquemos culpables si algo sucede.

18 abr. 2016

PEMEX, ¿empresa productiva del Estado?


publicado en La Jornada Morelos el 18 de abril de 2016
PEMEX es sin duda la empresa más importante en México, tanto pública como privada, por su volumen de ventas, número de trabajadores y aportaciones económicas al Estado Mexicano. Con la Reforma Energética del 2013, cambió su régimen administrativo de Organismo Descentralizado a Empresa Productiva del Estado (EPE). Sin embargo, es operada desde la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), tiene números rojos en sus finanzas, transfiere gran parte de su ingreso al gobierno, cuenta con pasivos laborales que no podrá solventar y disminuyen su producción e ingresos. ¿Podrá ser productiva?
            En las leyes federales se establece que las Empresas Productivas del Estado son entes de propiedad exclusiva del Gobierno Federal, dotadas de un marco jurídico propio, acorde con sus fines de carácter productivo, promoviendo su manejo ágil, eficiente y transparente. Algunas de sus características son las siguientes: Objetivo comercial e industrial; Generación de valor económico; Operación, evaluación y vigilancia atendiendo a sus objetivos económicos; Autonomía de gestión del Consejo de Administración; Autonomía financiera, presupuestal, de contratación y administrativa; y Régimen especial en materia de i) Empresas Productivas Subsidiarias y filiales; ii) Remuneraciones; iii) adquisiciones, arrendamientos, obras y servicios; iv) Bienes; v) Responsabilidades; vi) Dividendo Estatal; vii) Presupuesto, y viii) Deuda.
            ¿Realmente se cumplen para PEMEX estas características de EPE? Su Consejo de Administración está formado por los Secretarios de Energía, SHCP, Economía, Medio Ambiente y Recursos Naturales; la Subsecretaria de Hidrocarburos en Energía, y cuatro consejeros independientes. La mayoría en las votaciones siempre estará sesgada al bien del gobierno federal y no tanto al de la EPE.
            PEMEX acaba de recibir recursos económicos por más de 73 mil millones de pesos por parte de la SHCP, que en principio se destinarán en su totalidad para pagar a unos 225 grandes proveedores de bienes y servicios. Así, su deuda con proveedores se reduce a casi 50 mil millones de pesos. A su vez, la SHCP obtuvo el dinero del Banco de México. Este Banco logró más de 378 mil millones de pesos por concepto del remanente de sus operaciones durante 2015. La Junta de Gobierno del Banco de México decidió, de conformidad con la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria y lo aprobado el año pasado por el Congreso de la Unión, dedicarle el 20 por ciento de sus ganancias a reducir la deuda de PEMEX con sus proveedores en 60 por ciento.
            Sin embargo, las calificadoras de inversión, grupos empresariales y expertos en la industria petrolera consideran que esta acción no cambia el riesgo de impago de PEMEX, ya que el precio del petróleo seguirá bajo, su producción disminuye, los impuestos que paga son altos y recorta sus inversiones en áreas estratégicas. Deberá seguir pagando un costo más alto por el financiamiento que obtiene en los mercados internacionales. En esta semana irán el secretario de SHCP y el director general de PEMEX a Nueva York para conseguir más inversionistas. Así que el gobierno mexicano seguirá subsidiando a PEMEX y a los combustibles fósiles, en el periodo de transición a las energías renovables en el mundo.
            En Morelos, debemos analizar con cuidado el impacto económico, ambiental y social que sufriremos por seguir una política pública que apoya el subsidio al petróleo y al gas natural. Estamos arriesgando nuestro futuro por no impulsar a las energías renovables.