26 mar. 2012

La Humanidad al año 3000

publicado en La Jornada Morelos el 26 de marzo de 2012

Hoy es mi colaboración número cien en La Jornada Morelos y, además, estamos en “veda política”, lo que me motivó a presentar un tema especial que permita a más personas no preocuparse por lo inmediato sino ocuparse en lo importante: pensemos cómo será la humanidad dentro de 1000 años, en el 3000. Sí, la habrá y será reconocible por nosotros, como lo es la del año 1000. Reitero que si no sabemos por qué viajamos, a dónde queremos dirigirnos y cómo avanzaremos, entonces llegaremos a donde las circunstancias nos lleven y éstas pueden ser tan violentas, deshonestas, ilegales, segregacionistas y contaminantes como las que hoy sufren muchos mexicanos.
Joseph Coates es un futurólogo reconocido mundialmente, ha escrito y presentado cientos de trabajos sobre el futuro; en particular, de la tecnología, los negocios y el gobierno. Ha sido consultor de 45 de las 500 compañías mencionadas en la revista Fortune, así como de numerosas compañías pequeñas, grupos de interés y  oficinas de gobiernos en los tres niveles. Es autor de más de 300 artículos y coautor de varios libros, en especial de 2025: Escenarios de EU y de la Sociedad Global Reformados por la Ciencia y la Tecnología (2025: Scenarios of U.S. and Global Society Reshaped by Science and Technology, Oakhill, 1997). Fue Profesor Adjunto en la Universidad George Washington y trabajó en la Fundación Nacional de Ciencia y la Oficina de Evaluación Tecnológica del Congreso, ambas del Gobierno de los Estados Unidos. Desde hace años dirige la compañía Joseph Coates Consulting Futurist, Inc., www.josephcoates.com.
            En la revista  Futures Research Quarterly, Invierno 1999, Coates publicó un trabajo sobre “Pensar en la Humanidad en el Año 3000” (Thinking About Humanity in the Year 3000), en el que se preguntaba si era práctico y útil tratar de predecir una situación que ocurriría dentro de 1000 años. Para contestarla, realizó un taller con 225 personas en una conferencia de la Sociedad Mundial del Futuro. Así, se presentó la oportunidad de pasar los 10 o 30 años como horizonte común de los futurólogos y también de evitar caer en la trampa de la ciencia ficción. La dificultad de esta última radica en que una vez que no se respeta una restricción fundamental de la ciencia, entonces cualquier cosa parece plausible. Un problema en este taller fue el tipo de audiencia, había pocos profesionales del estudio de futuros y muchos sólo con interés y preocupación en el futuro.
            Los resultados de este taller fueron tanto decepcionantes como reveladores. Decepcionantes, porque las descripciones resultantes en pequeños escenarios sólo reflejaron visiones en que los temas preocupantes del fin del siglo XX habían sido tratados de manera efectiva  y eliminados. Reveladores, porque mostró la incapacidad de la mayoría de un grupo de personas sin preparación en pensar en el futuro, ya sean 10, 20, 50 ó 1000 años. Sin embargo, considero de primera importancia presentar algunas de las 14 preguntas que Coates hizo en ese taller sobre nosotros en el año 3000: la definición de humanidad; qué variaciones podrá haber en cómo pensamos en la humanidad; las creencias religiosas; la competencia humana para controlar e influenciar su propia evolución; qué será global/universal; cuáles serán las principales discontinuidades sociales o ambientales; qué significado tendrá la gobernanza; cómo fue el mundo hace mil años con relación a minorías creadoras, curiosidad personal, tolerancia y ambición personal; qué logros científicos y tecnológicos se habrán alcanzado, y qué será la vida cotidiana. ¿Será cierto que una buena pregunta aporta la mitad de la respuesta?
            En el Simposio Humanidad 3000, de la Fundación para los Futuros, en octubre de 2005, a Coates le pidieron hablar sobre la “Ciencia y la Tecnología dentro de 25 Generaciones”. El principal objetivo de su conferencia fue demostrar que existe un proceso con integridad intelectual para describir el mundo en el año 2630, al considerar que una generación abarca 25 años. Nos indica que debemos identificar una continuidad entre hoy y el futuro lejano. Él usó tres hilos conductores que han sido fundamentales en la historia humana y que probablemente seguirán en los próximos 600 años: ciencia y tecnología, que es la principal y más segura fuente de nuevos procesos que afectan nuestro desarrollo a niveles personal, institucional, organizacional y global; la gobernanza, el mecanismo de control social para que hagamos lo que colectivamente  es aceptable o aún deseable, y nosotros mismos, pues es de lo que se trata todo.
            Describiré algunas de las imágenes principales que Coates nos presenta de la vida dentro de 625 años: De las 3500 enfermedades y desórdenes humanos que ahora nos afecta, sólo quedarán 85 de tipo genético y aquejarán a esas personas que siempre existen rechazando el presente y amando el estilo de vida antiguo; el uso de la genética será común para aumentar la capacidad física de los humanos y habrá variaciones muy significativas entre personas; la esperanza de vida será de 105 años; la clonación humana será rutinaria, aunque sólo se permitirá una por persona y no habrá clonación de clones; la ciencia del cerebro habrá tenido efecto en toda actividad humana, el término ingeniería cerebral será tan común como ahora el de ingeniería automotriz; seguiremos sin entender científicamente de qué se trata el estado de conciencia; habrán dos eventos históricos que cambiarán el futuro, primero, una epidemia en 2011 (nota: casi atina con la del virus AH1N1) que causa más de 600 millones de muertes, produce una deficiencia de mano de obra mundial y resulta en una población mundial de sólo 3.8 mil millones de personas, ya que se comprende que menos viven mejor en este planeta y, segundo, la modificación de los patrones de consumo y generación de energía por el cambio climático global; y finalmente, la ingeniería global, por ejemplo, al expandir tierras agrícolas en el Mediterráneo y convertir nuevamente al norte de África en el granero de Europa o prevenir temblores de grados 3 a 6 en la escala de Richter al producir artificial y continuamente temblores de grado 3 en las principales zonas sísmicas del mundo.
            En Morelos, debemos imaginar el futuro que deseamos y construir nuestro mejor futuro posible con base en conocimientos científicos, con una gobernanza deseada y conducida por los ciudadanos, y pensando en lo que utilizamos y le pertenece a nuestros bisnietos.

2 comentarios:

Karla Cedano dijo...

Siguen los festejos! Hoy es la 100a entrada al blog de Crear Futuros, y la festejamos leyendo sobre el futuro al 3000! Por un minuto, imagínemos el mundo en el año 1000... Y como alguien se habría imaginado entonces lo que hoy día es la humanidad... Bueno, ahora leamos como podrá ser la humanidad en el 3000...

Anónimo dijo...

puto