8 sept. 2014

Impacto de las partículas volátiles en la salud.

publicado en la Jornada Morelos el 8 de septiembre de 2014.

En México durante 2008, la Organización Mundial para la Salud (OMS) estimó 14,734 muertes prematuras a causa de la exposición a la contaminación atmosférica en exteriores por la inhalación de partículas volátiles en el aire. Estas muertes prematuras, además del impacto a la familia y a la comunidad, se traducen en costos significativos que absorbe la sociedad mexicana. Es por ello indispensable que los gobiernos federal y estatales tomen acciones de política pública para abatir las concentraciones de estas partículas finas en las localidades en donde se rebasan continuamente los límites establecidos en las normas mexicanas y en las recomendaciones de la OMS; con la finalidad de reducir la mortalidad y morbilidad de la población expuesta y garantizar a sus habitantes el derecho de tener un medio ambiente sano para su desarrollo y bienestar.

            María Tania López Villegas e Ingrid Katherinne Pérez Rivas, del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC), elaboraron el estudio “Valoración económica de los beneficios en la salud de la población que se alcanzarían por la reducción de las PM2.5 en tres zonas metropolitanas mexicanas” (D.R. © INECC, 2014). El objetivo del estudio fue cuantificar estadísticamente las muertes que se podrían evitar si se redujeran las concentraciones ambientales anuales de las partículas volátiles en el aire de diámetro inferior a 2.5 milésimas de milímetro (PM2.5) a los valores establecidos en la norma mexicana de partículas (NOM025SSA11993) y en las recomendaciones de la OMS respectivamente, así como los costos monetarios asociados a estos impactos.

             Es indudable que la exposición prolongada a concentraciones ambientales de PM2.5 por arriba del umbral de “riesgo mínimo” causa efectos importantes en la salud humana de la población. La evidencia internacional, indican las autoras, señala efectos en el incremento de la mortalidad prematura y la morbilidad especialmente por enfermedades respiratorias. La evidencia que tenemos para México es consistente y confirma, a nivel local, los hallazgos internacionales, en cuanto a los impactos de las PM en la salud. Asimismo, los valores tendenciales de las concentraciones anuales en las zonas metropolitanas y su comparación con los límites anuales normados en México y los recomendados por la OMS muestran que las concentraciones anuales de PM2.5 de las redes de las zonas metropolitanas estudiadas han estado tanto por arriba del límite normado nacional como por el recomendado por la OMS. En 2010, las concentraciones registradas en el Valle de México y Guadalajara eran 1.7, y 1.5 veces mayor al límite de la NOM y 2.5 y 2.2 veces el de la OMS, respectivamente.

            La valoración económica de los beneficios en la salud humana, plantean las autoras, constituye un elemento clave en los análisis costobeneficio de la mayor parte de las políticas públicas que pretenden reducir el riesgo de la mortalidad de los individuos, tales como la salud humana, seguridad laboral, condiciones ambientales y seguridad vial, entre otras. En donde los beneficios en el ambiente, y en la salud humana, se contrastan con los costos asociados a la implementación de una o varias medidas de control de emisiones de los contaminantes del aire a fin de justificar su inversión.

Asimismo, es importante enfatizar que esta práctica de monetizar los impactos en la salud permite sumarlos en un solo valor y así es posible compararlos con los costos de la implementación virtual de medidas de control que mitiguen el riesgo de estos impactos. La monetización de los casos de mortalidad prematura estimados en el presente estudio se realizó utilizando el valor estadístico de la vida estimado a partir de un meta-análisis de estudios realizado en Estados Unidos y que se ajustó para México utilizando la variable del ingreso nacional bruto per cápita.

            La valoración económica de la mortalidad prematura para las zonas metropolitanas muestra, según las autoras, que se tendrían mayores beneficios económicos bajo condiciones OMS, en aproximadamente 1.6 veces, respecto a las condiciones NOM. En la ZM del Valle de México se obtuvieron los beneficios económicos más altos alcanzando los 30 mil millones de pesos bajo condiciones OMS, que en términos absolutos representa el valor de mayor magnitud comparado con las otras ZM estudiadas. Los beneficios económicos estimados en las ZM de Guadalajara y Monterrey son muy similares entre sí, pero los de éste último son más altos. En condiciones NOM y OMS de reducción de PM2.5 en las tres ZM se alcanzarían beneficios económicos en conjunto de 27 y 45 miles de millones de pesos, respectivamente.

Los resultados de las estimaciones, realizadas por las autoras, de los casos de mortalidad evitables al año bajo las dos condiciones  de reducción de concentraciones de las PM2.5 en el del Valle de México, Guadalajara y Monterrey para las enfermedades cardiovasculares y respiratorias consideradas ascienden a 1,317 para las condiciones NOM y 2,170 para las condiciones OMS.

            En el diseño e implementación de acciones que incidan de manera efectiva y eficiente en la reducción de las concentraciones ambientales de las partículas suspendidas, es indispensable que las autoridades de medio ambiente federal y estatal tomen en cuenta las siguientes recomendaciones generales señaladas por las autoras: fortalecer los sistemas de monitoreo actuales a fin de ampliar la cobertura de medición de las PM2.5, así como la implementación de mejores prácticas de operación que permitirán contar con información de mayor calidad; mejorar la certidumbre de los inventarios de emisiones de contaminantes convencionales ya que estos constituyen una pieza clave de información en la formulación de política pública en este tema; revisar y en su caso actualizar la normatividad federal y local que limita las emisiones de vehículos automotores, en especial los vehículos que utilizan diesel; introducir tecnologías vehiculares más limpias, para lo cual es indispensable contar con combustibles con bajos contenidos de azufre en todo el país; y fortalecer las políticas de planificación urbana y ordenamiento del territorio, donde la movilidad y la organización de la ciudad ocupan posiciones prioritarias.
            En Morelos, es indispensable que evaluemos el impacto de las actividades económicas en el ambiente y en la salud. No podremos establecer políticas públicas que incidan en el desarrollo sustentable sin contar con información confiable que garantice análisis beneficio-costo con la solvencia requerida.

No hay comentarios: