30 ene. 2012

Perspectivas de las Alianzas Público-Privadas

publicado en La Jornada Morelos el 30 de enero de 2012



En Europa y Asia, desde hace ya varias décadas, se han tenido experiencias exitosas con asociaciones público-privadas (APP) para poner en marcha nuevos y novedosos modelos financieros, cuyo diseño, operación y mantenimiento han arrojado resultados positivos para las economías. Si bien la participación del sector privado en proyectos públicos no es nueva, el modelo de APP propone maneras nuevas y ambiciosas metas para la dinámica público-privada tradicional, y la lleva a un campo más amplio, participativo y efectivo para la provisión de infraestructura y servicios públicos.
            Guillermo R. Alborta, Claudia Stevenson y Sergio Triana publicaron, en noviembre de 2011, un estudio titulado “Asociaciones público-privadas para la prestación de servicios. Una visión hacia el futuro”, como parte de la serie DOCUMENTO DE DEBATE # IDB-DP-195, del Banco Interamericano de Desarrollo, División de Mercados de Capital e Instituciones Financieras. El objetivo se este estudio fue presentar una revisión de las alianzas público-privadas en otras regiones del mundo y analizar las posibilidades y necesidades para su implantación en América Latina.
            Los autores identificaron la existencia de diferentes definiciones y puntos de vista sobre qué es lo que constituye una APP. Señalan que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) la define como un acuerdo entre el gobierno y uno o más socios privados (que puede incluir operadores y financiadores) bajo el cual los socios privados proveen un servicio de manera tal que los objetivos de provisión de servicios del gobierno se encuentren alineados con los objetivos de obtención de utilidad del sector privado y donde la efectividad depende de una adecuada transferencia de riesgos del sector privado.
            A lo largo de las últimas décadas se celebraron APP en una amplia variedad de sectores, que abarcan desde infraestructura energética y de transporte, hasta la provisión de servicios de agua potable y saneamiento, esquemas de irrigación, y servicios de educación y salud, señalan los autores. Asimismo, en años recientes se han empezado a presentar proyectos en áreas como registros, manejo de la información y recolección de facturas. Por otra parte, existen numerosas variantes y diversos esquemas contractuales, que incluyen desde concesiones hasta esquemas para incorporar una extensa gama de responsabilidades para el diseño, la edificación, el mantenimiento, el financiamiento y/o la operación del servicio, y cuyos riesgos pueden transferirse al operador, de acuerdo con el tipo de proyecto y las destrezas del sector privado involucrado.
De la revisión bibliográfica realizada por los autores, se desprenden diversas lecciones a considerar para la puesta en marcha de estas APP. Primera, indudablemente las partes deben contar con un entorno legal claro, instituciones fuertes, y un sector público comprometido con los objetivos de política y orientado positivamente a la resolución de sus diferencias. Aun en los casos en que no existen leyes particulares para las APP,  el arreglo contractual particular provee las bases para el entendimiento mutuo y el adecuado manejo de derechos y obligaciones. Segunda, estas evaluaciones deben incluir la totalidad de sus costos, estimaciones de demanda por servicios, estimativos de ingresos y posibles subsidios o aportes estatales durante todo el ciclo de la vida del proyecto. Tercera, la identificación, cuantificación, asignación y mitigación de riesgos, que constituyen el mecanismo central de un esquema de APP. Independientemente de la naturaleza de los contratos de APP y de la base de su retribución, la asignación de riesgos y responsabilidades en los acuerdos de APP debe responder a principios realistas de equidad y balance para ambas partes. Cuarta, la definición clara de los productos o servicios ha dado lugar a innovación tecnológica y a una combinación de habilidades y mejores prácticas, gracias a un enfoque más orientado a la prestación de un servicio que a la realización de un proyecto bajo condiciones de diseño definidas. Quinta, la incorporación de agentes privados en proyectos que tradicionalmente han estado en manos del sector público ha llevado a que los costos ambientales y sociales se incorporasen dentro del ciclo del proyecto. Por otro lado, la prestación de un servicio tradicionalmente público por parte de un agente privado obliga a un tratamiento más cuidadoso de los temas de consulta y relación con las comunidades afectadas. Sexta, el compromiso temprano de las partes interesadas en el proceso de APP ayuda a desarrollar un ambiente positivo y favorable. Los interesados se convierten en proveedores de información sobre las preocupaciones y expectativas de los servicios, y a su vez de sus potenciales riesgos, y generalmente retroalimentan los modelos de negocios propuestos y la evaluación realista de tarifas o precios. Las APP exitosas suelen involucrar diversas modalidades de consulta, con un amplio número de participantes en los acuerdos. Finalmente, séptima, si bien las APP se han diseñado para sobrellevar las limitaciones presupuestarias de la inversión pública, no se han diseñado para evitar el escrutinio contable y una mayor disciplina fiscal en el corto y largo plazo.
En Morelos, debemos considerar que las APP no son materia exclusiva de las grandes economías o de corporaciones nacionales o extranjeras altamente desarrolladas. Allí donde existe una necesidad bien definida y sostenida durante un período prolongado, las APP funcionan de una manera efectiva para la provisión de infraestructura y sus servicios en economías pequeñas. Al mismo tiempo se observa, independientemente de su escala, la incorporación de consumidores de bajos ingresos en algunos acuerdos de APP, donde el objetivo de la administración es mejorar el acceso a estos servicios en áreas de manifiesta pobreza. En estos casos, desarrollar estrategias de aprovisionamiento con cobertura universal se vuelve particularmente importante.

No hay comentarios: