19 jul. 2012

Soluciones para un Planeta Sustentable.

publicado el 19 de julio de 2012 en La Jornada Morelos

La actual situación mundial se caracteriza por una reducción de reservas naturales finitas, el cambio climático, graves desigualdades sociales y crisis financieras; por lo que es imperioso establecer un desarrollo que tenga un impacto benéfico y efectivo en las personas y en el planeta, de manera simultánea. La conferencia mundial de Rio+20, celebrada en junio pasado, desafortunadamente no produjo ningún compromiso vinculante nuevo entre los países. Las declaraciones de gobiernos, empresarios, investigadores y organizaciones de la sociedad civil coinciden en que no es una opción continuar con el modelo tendencial de “seguir haciendo lo mismo” para resolver los graves problemas que enfrentamos. Sin embargo, desde 1982, en las conferencias mundiales sobre el tema los gobiernos no han logrado ponerse de acuerdo en qué hacer para mejorar esta situación: en particular, ¿cómo cambiamos de curso? y ¿qué debemos hacer para alcanzar un planeta donde vivamos seguros?
El Instituto Internacional para el Ambiente y el Desarrollo (IIED, por sus siglas en inglés) organizó una reunión de dos días llamada “Feria de Ideas” , durante el fin de semana anterior a la reunión global de Rio+20 (2012 Earth Summit) con sede en la Pontificia Universidad Católica de Río de Janeiro. Se reunieron casi 1,000 personas, entre políticos, activistas ambientales, empresarios, investigadores y actores comunitarios, para compartir sus ideas y experiencias sobre cómo alcanzar un cambio hacia el desarrollo sustentable. Miembros del IIED escribieron un documento que resume las discusiones, experiencias y propuestas ahí presentadas para encaminarnos en la vía del desarrollo sustentable.
            El documento señala que en la “Feria de Ideas” se concluyó que la mejor manera de transformar nuestro sistema económico es por medio de la “economía verde”, acorde con tres criterios básicos: primero, mejorar el nivel de vida de las personas y los países más pobres, al proveer trabajos, incrementar el acceso a alimentos, energía y otros recursos, y reducir la vulnerabilidad a la competencia y a los cambios sociales bruscos; segundo, reducir la brecha entre los más ricos y los más pobres, tanto entre países como dentro de cada uno, logrando una repartición más equilibrada y equitativa de nuestros recursos finitos, y tercero, esta economía verde debe ser propiedad y desarrollada principalmente a niveles local y nacional, surgiendo de las instituciones y experiencias locales, ya que no puede ser exportada directamente de otras sociedades.
            Los mensajes clave alcanzados en la “Feria de Ideas” son, según el documento: primero, la transformación a una economía verde no reduce per se el desarrollo económico, más bien logra que la población salga de la pobreza a través de un mejor uso de los recursos naturales que esté asociado a los conocimientos locales; segundo, los pobres en las ciudades enfrentan enormes problemas de desarrollo que están interrelacionados con juegos políticos muy complejos, por lo que es necesario que ellos se vuelvan actores responsables en las organizaciones que promueven el bienestar de sus localidades; tercero, existen diversas formas en que el sector privado promueva la sustentabilidad, asegurando la repartición de beneficios, transparencia y solvencia, y cuarto, el establecimiento de metas en el desarrollo sustentable focaliza los esfuerzos generales y particulares, identificando cursos de acción que deben promover la innovación y la acción.


            En la “Feria de Ideas” también se identificaron áreas prioritarias de investigación, indica el documento: primera, ¿qué funciona y por qué?, ya que es necesario obtener evidencias contundentes de métodos exitosos centrados en la participación de pequeños productores y emprendedores locales y su interacción con los mercados y con los actores más poderosos en sectores como el agrícola, el forestal, el energético y el minero; segunda, ¿cómo invertir en la resiliencia climática de zonas urbanas?, al analizar aquellas ciudades donde sus habitantes han sido conscientes del cambio climático y han actuado para prevenir problemas locales futuros; tercera, ¿cómo pueden establecerse metas para el desarrollo sustentable que reduzcan las desigualdades?, al identificar indicadores particulares que permitan dar seguimiento puntual a las acciones seleccionadas, y cuarta, ¿cómo pueden ser alcanzados principios incluyentes en una economía verde?, al entender e incorporar el valor del capital natural en el contexto de nuestras fronteras planetarias y utilizar incentivos como pagos por servicios ambientales en el contexto de la equidad y la sustentabilidad.
            En Morelos, debemos considerar las principales ideas motivadoras alcanzadas en la “Feria de Ideas”, reportadas en el documento: escuchar las voces no consideradas rutinariamente, como las de los pobladores locales conscientes de sus derechos y expectativas; educar e innovar, para aumentar la participación de la sociedad civil en la toma de decisiones políticas, incorporar valores sociales a las disciplinas técnicas y encontrar nuevos métodos de transferir conocimientos; lograr beneficios sociales, al identificar cómo las alianzas público y privadas puedan entregar los beneficios sociales que las poblaciones locales necesitan, y dialogar actuando, porque es necesario el acuerdo de las mayorías sin interrumpir el progreso de la sociedad.

No hay comentarios: