17 jun. 2013

Lo que cada niño debe aprender

publicado en La Jornada Morelos el 17 de junio de 2013

Los beneficios de la educación para el desarrollo nacional, la prosperidad individual, la salud y la estabilidad social son muy reconocidos; sin embargo, cómo aseguramos que los niños en la escuela están aprendiendo. Según estimaciones del Informe de Monitoreo Global de Educación para Todos de 2012, al menos 250 millones de niños en edad de asistir a la educación primaria alrededor del mundo no saben leer, escribir o contar lo suficientemente bien como para alcanzar los estándares mínimos de aprendizaje, esto también incluye a aquellos niños que han permanecido por al menos cuatro años en la escuela. Aun peor, no podemos saber la dimensión total de la crisis y estas cifras probablemente sean insuficientes, dado que la medición de los resultados del aprendizaje de los niños y jóvenes es limitada y, respecto de la medición del acceso, se vuelve más difícil a nivel global.
            En respuesta a esta necesidad, la UNESCO, a través de su Instituto de Estadística, y el Centro de Educación Universal, de la Institución Brookings, convocaron al proyecto de la Comisión Especial sobre Métricas de los Aprendizajes. El objetivo general del proyecto es catalizar un cambio en la conversación sobre educación a nivel mundial, desde un enfoque sobre el acceso hacia un enfoque de acceso más aprendizaje. Dicha Comisión publicó un reporte intitulado “Hacia un aprendizaje universal: Lo que cada niño debería aprender” (www.brookings.edu/learningmetrics).
            La Comisión especial ha propuesto un marco de trabajo global de dominios de aprendizaje, para establecer lo que cada niño en cualquier lado debería aprender y ser capaz de hacer cuando alcanza la edad de posprimaria, ya sea en el aula, sistema o a nivel global. En particular, definió siete dominios que considera importantes y deberían continuar siendo la aspiración a lo largo de toda su vida educativa: Bienestar físico, cómo los niños y los jóvenes utilizan sus cuerpos, desarrollan control motor y entienden y exhiben nutrición apropiada, ejercicio, higiene y prácticas de seguridad, con subtemas de salud física e higiene, alimentos y nutrición, y actividad física; Social y emocional, cómo los niños y los jóvenes impulsan y mantienen relaciones con adultos y pares, y también cómo ellos se perciben a sí mismos en relación con los otros, con subtemas de valores sociales y comunitarios, valores civiles, y salud mental y bienestar; Cultura y las artes, relativo a las expresiones creativas, entre las cuales se incluyen las actividades de las áreas de la música, teatro, danza o movimientos creativos y las artes visuales, mediales y literarias, y también las experiencias culturales en las familias, escuelas, comunidades y países, con subtemas de arte creativo, conocimiento cultural, identidad propia y comunitaria, y conciencia acerca de la diversidad y respeto por ella; Alfabetismo y comunicación, relativo a la comunicación en los idiomas de la sociedad en la que viven los niños y los jóvenes, lo cual incluye el desempeño oral, la comprensión auditiva, la lectura, la escritura y el entendimiento de la palabra oral y escrita en los distintos medios, con subtemas de desempeño oral y comprensión auditiva, vocabulario, escritura y lectura; Perspectivas de lectura y cognición, que describen el compromiso del estudiante, su motivación y participación en la lectura, y la adquisición de conocimiento a través de estos distintos abordajes, con subtemas de persistencia y atención, cooperación, resolución de problemas, auto-dirección y pensamiento crítico; Conocimientos básicos de aritmética y matemática, donde la ciencia numérica y el lenguaje cuantitativo son utilizados universalmente para representar los fenómenos observados en el ambiente, con subtemas de conceptos numéricos y operaciones, geometría y patrones, aplicación de matemática, y datos y estadísticas; y Ciencia y tecnología, donde la ciencia es el sistema de conocimiento que comprende las verdades generales, y la tecnología hace referencia a la creación y utilización de las herramientas para resolver problemas, con subtemas de investigación científica, ciencias de la vida, ciencias físicas, ciencias de la tierra, conciencia acerca de la tecnología digital y su utilización.
            La Comisión especial identificó también las siguientes interrogantes como asuntos que requieren una mayor investigación: ¿los objetivos de aprendizaje deben medirse a nivel internacional con un sólo método de comparación? y ¿la evaluación del aprendizaje debería enfocarse en los niños y jóvenes que asisten a la escuela o en todos los niños y jóvenes, sin importar dónde se encuentran aprendiendo?
            En Morelos, el progreso de aprendizaje en las áreas de alfabetismo, matemática y ciencia se encuentra estancado, según exámenes nacionales e internacionales; por lo que debemos investigar sobre la viabilidad de la medición del aprendizaje en los siete dominios arriba mencionados y cómo la evaluación del aprendizaje puede ser implementada para mejorar la política educacional y, lo más importante, tener morelenses mejor educados.