9 sept. 2013

Reformas y energías renovables


publicado en La Jornada Morelos el 9 de septiembre de 2013
 
Las tres propuestas planteadas para realizar una reforma energética en el país, por el Ejecutivo Federal, el PAN y el PRD y que analizamos a fondo en este espacio la semana anterior, no consideran plenamente la necesidad, importancia, relevancia y potencial del aprovechamiento de las energías renovables (solar, eólica, biomasa, hidráulica, geotermia y oceánica) para la sociedad mexicana. De estas energías depende, en el corto, mediano y largo plazos, la autosuficiencia y soberanía energéticas, la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y una mejor calidad del ambiente local y regional, el avance en una innovación basada en ciencia desarrollada en el país y el impulso al desarrollo sustentable nacional.
            En la iniciativa de reforma constitucional en materia energética presentada por el Ejecutivo Federal, las propuestas sobre las Energías Renovables se sustentan en el eje estratégico seis: Sustentabilidad y Protección del Medio Ambiente, que establece es posible mitigar los efectos negativos que la producción y el consumo de energías fósiles puedan tener sobre la salud y el medio ambiente, mediante la mayor disponibilidad de fuentes de energía más limpias (que según el Gobierno Federal corresponden a la energía nuclear y a las renovables). Recuerdan que en 2012, se aprobó la Ley General de Cambio Climático, en la cual el país establece como meta la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero en 30% para el año 2020 y 50% para el 2050, en relación con la línea base de emisiones del año 2000. También, que al menos 35% de la generación eléctrica del país provenga de fuentes limpias en 2024. Asimismo, reconocen que México cuenta con un gran potencial en materia de energías renovables, particularmente en energía eólica, geotérmica, hidráulica y mini hidráulica, biomasa y solar, y que nos encontramos ante una gran oportunidad para aprovechar estos recursos energéticos, tal y como lo han hecho otros países. En 2012, China, Estados Unidos y la India contaban con una capacidad instalada de generación a base de energías renovables, sin incluir hidroeléctricas, de 90, 86 y 24 Gigawatts, respectivamente, mientras que México alcanzó apenas 2.4 Gigawatts. Destacan que en otras latitudes el impulso a las energías renovables se ha visto acompañado por una importante generación de empleos. Entre 2009 y 2012, la creación de “empleos limpios” directos e indirectos sumó 1.7 millones en China, 611 mil en Estados Unidos y 350 mil en la India. A nivel mundial, se calcula que de 2006 a 2012 los empleos en la industria de energías renovables, excluyendo a los biocombustibles, pasaron de 1.3 a 4.4 millones. Esta propuesta de reforma tiene como uno de sus objetivos el corregir las limitaciones del modelo energético actual para agregar capacidad de energías renovables a gran escala mediante la creación de un mercado competitivo de generación, administrado por el Estado a través de un operador independiente, y el establecimiento de certificados de energías limpias. Será indispensable dar garantías de acceso y uso no discriminatorio, en términos eficientes, a la red de transmisión. Finalmente, proponen elaborar nuevas leyes que establecerán obligaciones en materia de energías limpias, competencia y servicio público y universal.
            Las principales limitaciones de la propuesta del Ejecutivo Federal, considerando que no han planteado sus modificaciones a leyes secundarias, son: creer que la energía nuclear es limpia sólo porque no emite CO2 en su etapa de generación, establecer el impacto de las energías renovables sólo en el sector eléctrico, no involucrar a PEMEX y CFE en este ámbito, definir metas sin establecer estrategias y una enorme falta de visión a mediano y largo plazos.
            El PAN, su vez, plantea modificaciones constitucionales para la liberación total del mercado energético nacional y la incorporación de las energías renovables se establece en su propuesta 7: Sustentabilidad como objetivo central, donde PEMEX, por su tamaño, deberá ser uno de los ejes contra el cambio climático; el gas natural se promoverá como un combustible de transición, por la apertura de exploración y producción de shale gas, y además se dará un impulso decidido a las energías renovables, ya que el Ejecutivo, si se aprueba, en un plazo de 365 días, deberá emitir un plan que promueva el incremento en su uso.
            Las principales limitaciones de la propuesta del PAN son: desconocimiento del concepto de desarrollo sustentable, proponer al gas de lutita como elemento indispensable en la transición de los hidrocarburos convencionales a las energías renovables, falta de reconocimiento de los beneficios sociales, económicos y ambientales de estas fuentes, y también la ausencia de una clara visión del país en el mediano y largo plazos.
            El PRD no presenta modificación a la Constitución y, con relación a las energías renovables, presenta modificaciones a las Leyes del Servicio Público de Energía Eléctrica y para el Aprovechamiento de Energías Renovables y el Financiamiento de la Transición Energética. Ha sido más específico en sus propuestas en este tema, sobresaliendo: uno, acotan de manera expresa a los productores independientes en la generación de energía eléctrica mediante fuentes de energía renovable para la venta a la CFE; dos, la CFE debe invertir y desarrollar su capacidad instalada de producción de energía eléctrica en fuentes de energía renovable, sin embargo, sin ninguna explicación, se propone mandatar que el porcentaje de la capacidad instalada con fuentes de energía renovable no sea mayor al porcentaje de nueva capacidad instalada por la CFE en el mismo periodo; tercero, se incluye la pertinencia de establecer salvaguardas para las comunidades en la realización de proyectos de energía eléctrica y estimular la constitución de empresas para el aprovechamiento de fuentes de energía renovable del sector social de la economía; cuarto, ya que existen grandes necesidades en materia de ciencia y tecnología del sector de las energías renovables, proponen impulsar la creación de un Instituto Nacional de Energías Renovables (INER) que será un organismo público descentralizado de la administración pública federal, y quinto, la Estrategia Nacional de Energía con un horizonte de quince años, integrará sistemáticamente los objetivos y las metas anuales del Programa de Desarrollo de Pemex, el Programa de Obras e Inversiones del Sector Eléctrico, el Programa para el Aprovechamiento Sustentable de Energía y el Programa Especial para el Aprovechamiento de Energías Renovables.
            Las principales limitantes de la propuesta del PRD, a pesar de ser más explícitos por plantear modificaciones a leyes secundarias, son: no consideran a las energías renovables para usos de calentamiento y enfriamiento doméstico e industrial o como combustible para el transporte, tampoco enfatizan su potencial de mitigación al problema urgente del calentamiento global antropogénico, ni tienen una visión de corto, mediano y largo plazos para la necesaria transición a estas fuentes de energía, supeditan el uso a gran escala de las energía renovables a la intervención de la CFE, y el mencionado INER sólo tiene sentido si es un organismo virtual para apoyar la ciencia, tecnología e innovación que ya se desarrolla en red por decenas de instituciones y con necesidad urgente de apoyo gubernamental y financiero.
            Analicemos la incorporación de las energías renovables en una eventual reforma energética en cuatro vertientes: técnico-económico, ambiental, financiero y político.
            Desde el punto de vista técnico-económico, las energías renovables ya son capaces de satisfacer cualquier uso final de energía requerido en todos los sectores de la economía, con factibilidad técnica y económica; es decir, el tiempo de vida útil de los sistemas instalados es mayor al tiempo de amortización de su inversión y con gastos de operación y mantenimiento muy bajos. Cuando existan sistemas de almacenamiento de electricidad de bajo costo y redes inteligentes de distribución de electricidad, entonces las energías renovables ya no necesitarán el apoyo de sistemas que consuman hidrocarburos.
            Desde el ambiental, sólo con el uso masivo de energías renovables se revertirá el Calentamiento Global Antropogénico, de posibles consecuencias catastróficas para la humanidad, y se reducirá el impacto ambiental negativo local y regional de la industria energética actual, basada en la quema de hidrocarburos.
            Desde el financiero, sí se requieren condiciones especiales para la implantación de tecnologías renovables, ya que, en relación a sistemas convencionales, su costo de capital inicial es mayor, aunque sus gastos de operación y mantenimiento son menores. Si se obtuviera una tasa de interés del 5 por ciento o menor, entonces los costos totales de la infraestructura energética de un país serían equivalentes si se utilizaran hidrocarburos o energías renovables.
            Desde el político, se debe cambiar el existente paradigma de crecimiento con visión de corto plazo, sólo hasta las elecciones siguientes, por un compromiso real con el desarrollo sustentable, que considera el estado de la sociedad que queremos en el largo plazo.
            En Morelos, debemos recordar que la transición energética de los hidrocarburos a las renovables se llevará a cabo por la elección y percepción de los consumidores, no por decisiones estrictamente técnicas o económicas. Identifiquemos a la sociedad que consideremos posible alcanzar en el futuro y, entonces, pensemos en sistemas energéticos completos, donde se integren a las reservas energéticas, la calidad del ambiente, el transporte, la vivienda, la industria, la eficiencia energética y los equipos de uso final de la energía. Esto facilitará ya el aprovechamiento masivo de las energías renovables.

No hay comentarios: