23 sept. 2013

Un sistema integrado de salud

publicado en La Jornada Morelos el 23 de septiembre de 2013.


Aunque los Gobiernos Federal y Estatales declaran que se está alcanzando la cobertura total en servicios de salud a todos los mexicanos, la realidad es que aún falta avanzar mucho en la calidad, especialización, costo, oportunidad y eficacia de la atención médica ofrecida. También, la brecha en la calidad de los servicios es enorme entre diferentes regiones geográficas del país. Además, tenemos una organización fragmentada, ya que no existe vinculación estrecha y formal entre instituciones como el IMSS, el ISSSTE y los servicios de salud estatales. Por primera vez, la semana pasada, el Gobierno Federal anunció que en el 2014 hará la compra consolidada de todas las medicinas del sector público; lo que traerá grandes ahorros por el volumen solicitado y una reducción en las propinas recibidas por algunos “servidores” públicos que todos pagamos.
            Kaplan, G., G. Bo-Linn, P. Carayon, P. Pronovost, W. Rouse, P. Reid, and R. Saunders escribieron un documento para discusión sobre “Ventajas de incorporar una visión de ingeniería de sistemas en el sector de la salud” (2013. Bringing a systems approach to health. Discussion Paper, Institute of Medicine and National Academy of Engineering, Washington, DC. http://www.iom.edu/systemsapproaches). Examinan soluciones sistémicas exitosas en la oferta de servicios de salud en Estados Unidos. Se centran principalmente en la atención médica porque presenta muchas oportunidades de mejora y demuestra el impacto positivo de utilizar el método que ofrece la ingeniería de sistemas, aunque éste se puede aplicar a todo el sector para elevar el nivel de salud de las personas a un menor costo.
            Un método sistémico incrementa la salud de un país al considerar los múltiples elementos involucrados tanto en la atención a los pacientes como en los que influyen en la salud. Aseguran los autores que al entender cómo operan estos elementos de manera aislada, así como la dependencia entre cada uno de ellos, este método permite diseñar procesos que integren a las personas, acciones, estrategias, políticas y organizaciones para alcanzar metas y objetivos más avanzados. Se pueden analizar diferentes niveles en un sistema de salud: interacción paciente y médico, unidad de salud, clínica, hospital, comunidad, municipio, estado y nación, con diferentes herramientas para las diversas necesidades en cada nivel de atención. Estas herramientas incluyen métodos para sistemas de producción y otros sistemas de gestión que ayudan a las organizaciones a identificar problemas y mejorar de manera continua sus operaciones; teoría de colas y administración de operaciones para asegurar que los pacientes tienen las medicinas cuando las necesitan, e ingeniería de factores humanos para identificar retos de seguridad, calidad y confiabilidad al entender cómo los individuos interactúan con las tecnologías y sus procesos. Para difundir los principios sistémicos se requieren bases de datos avanzados e interoperabilidad de sistemas, cultura de liderazgo y de apoyo, aceptación e inclusión en los nuevos procesos por los pacientes, familiares, médicos, enfermeras y público en general, y nuevos esquemas de incentivos.
            Basados en experiencias con los métodos sistémicos en otras áreas, los autores consideran que el enfoque apropiado al sector salud debe aplicar una visión científica para entender los elementos que influyen en los resultados, modelan las relaciones entre esos elementos, y alteran los diseños, procesos o políticas con base en el conocimiento resultante. Éste contiene cuatro etapas: identificación de los elementos involucrados en la atención de los pacientes y en la promoción de la salud en las poblaciones; descripción de cómo esos elementos operan independiente e interdependientemente; alteración del diseño de organizaciones, procesos y políticas que promuevan el aprendizaje en todos los niveles, e implementación de los cambios en una nueva dinámica que facilite las sinergias entre las personas, procesos, equipos y organizaciones para alcanzar objetivos más importantes.
            Los autores establecen la existencia de tres asuntos muy relevantes: ya que el cuidado de la salud no necesariamente se traduce en una mejora en salud, existe la necesidad de integrar todos los sistemas y subsistemas que influencian el estado de salud; la optimización independiente de una componente no optimiza los resultados completos del sistema, y por la naturaleza descentralizada del sistema de cuidados de salud, nuevas propiedades emergen si todos los actores interactúan y se adaptan entre sí.
            Finalmente, el éxito de un sistema basado en iniciativas depende de un factor especial, proponen los autores: centrarse en los pacientes y el público para mejorar la salud y el servicio de salud. Además, los individuos juegan un papel crítico en administrar su salud fuera de la clínica, desde tratamientos complejos a tomar decisiones diarias sobre nutrición y ejercicio; siendo de gran relevancia la retroalimentación de sus experiencias para mejorar a todo el sistema de salud.
            En Morelos, es clara la necesidad de un cambio para establecer un sistema integral de salud que permita mayor seguridad social, calidad del servicio y reducción en los costos. La ingeniería de sistemas debe jugar un rol fundamental para analizar todos sus elementos e interacciones y lograr que todos los actores se comuniquen y alcancen metas más relevantes. Debemos establecer al paciente como el centro prioritario del sector salud.

No hay comentarios: