9 mar. 2015

Educación física de calidad.

--> publicado en la Jornada Morelos el 9 de febrero de 2015.
 
El deporte y la educación física son esenciales para formar a la juventud, lograr una vida sana, construir sociedades resistentes y luchar contra la violencia. La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) asevera que la inversión pública en educación física es ampliamente recuperada por los grandes ahorros que genera en el sector salud y por la consecución de objetivos educativos. La participación en la educación física de calidad ha demostrado poder inculcar una actitud positiva hacia la actividad física, disminuir las posibilidades de que los jóvenes se involucren en comportamientos de riesgo y tener un impacto positivo en el rendimiento académico, ofreciendo una plataforma más amplia para la inclusión social.
            La UNESCO publicó el documento “Educación Física de Calidad: Guía para los responsables políticos” (© UNESCO 2015. ISBN 978-92-3-300012-4), en colaboración con la Comisión Europea, el Consejo Internacional para la Ciencia del Deporte y la Educación Física (ICSSPE), el Comité Olímpico Internacional (COI), el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el Fondo para la Infancia de las Naciones Unidas (UNICEF), la Oficina de Naciones Unidas de Deporte para el Desarrollo y la Paz (UNOSDP) y la Organización Mundial para la Salud (OMS). Quiere ser una fuente de información para impartir una educación física de calidad (EFC) a todas las edades; en particular, desde la educación infantil hasta la secundaria. En este sentido, la Guía representa un marco de apoyo a los responsables políticos para rediseñar la política de educación física y acelerar el desarrollo de varias dimensiones del capital humano de una manera única e integral.
La oferta de educación física está disminuyendo en todas las regiones del mundo, según el documento. También, la OMS ha calificado de pandemia los crecientes niveles de sedentarismo, así como el sustancial riesgo de enfermedades asociado. Los recortes en la prestación de la educación física sólo conseguirán incrementar este problema de forma exponencial.
Plantea el documento porqué se debe invertir en educación física de calidad: es la única asignatura curricular cuyo enfoque combina la competencia corporal y física con la comunicación y el aprendizaje basado en valores y representa un portal de aprendizaje para desarrollar las aptitudes necesarias para tener éxito; su práctica regular puede mejorar la capacidad de atención del niño, mejorar su control cognitivo y acelerar su procesamiento cognitivo; es una plataforma de inclusión más amplia en la sociedad, especialmente en términos de desafío al estigma y superación de estereotipos; y es el punto de entrada hacia la práctica de una actividad física durante toda la vida. Así mismo, en todo el mundo, muchas de las principales causas de mortalidad están relacionadas con enfermedades no transmisibles (ENT) asociadas al sedentarismo, como la obesidad, las enfermedades cardíacas, los accidentes cerebrovasculares, el cáncer, las enfermedades respiratorias crónicas y la diabetes. De hecho, se puede decir que el sedentarismo es el responsable de entre el 6 y el 10 por ciento de todas las muertes causadas por ENT.
La política y la práctica de la EFC deben estar centradas en metodologías inclusivas, cuya focalización puede ser garantizada, establece el documento, siempre que: la educación física debe ser obligatoria para los niños y niñas, así como para los jóvenes con discapacidad y debe impartirse en condiciones de igualdad en cuanto a cantidad, calidad y contenido; los currículos deben ser flexibles y adaptables para permitir la inclusión de los alumnos con discapacidad, las niñas y los alumnos de grupos minoritarios; la revisión de las actuales políticas y prácticas debe tener en cuenta los problemas relacionados con una inadecuada disposición de infraestructuras adecuadas e instalaciones, equipos y material didáctico y de aprendizaje adaptados a los alumnos discapacitados; se deben llevar acabo iniciativas para apoyar y fomentar la participación de las niñas en la educación física, haciendo frente a obstáculos como las opciones vestimentarias, las disposiciones religiosas y culturales, el desaliento parental, la falta de instalaciones adecuadas para cambiarse, el costo del material, la imagen del cuerpo y la imagen del deporte o de la educación física; los profesores y asistentes de apoyo deben estar profesionalmente calificados y ser capaces de integrar con éxito a los alumnos con discapacidad y cuando sea necesario, disponer de desarrollo profesional de apoyo en ese ámbito; y el establecimiento de redes de profesor-mentor debe proporcionar una oportunidad óptima para desarrollar las aptitudes, conocimientos y competencias del profesorado en el ámbito de la inclusión.
Para fortalecer la política y la práctica, el documento considera que: las estrategias nacionales de educación física deben estar presentes tanto en la educación elemental como en la primaria y la secundaria, y deben abordar las brechas significativas entre la retórica política y la aplicación real para garantizar que se está aplicando consistentemente la legislación sobre la prestación de la educación física; las estrategias nacionales de educación física deben recomendar una asignación de tiempo en el currículo, y los responsables de la prestación de la EFC deben rendir cuentas para garantizar el cumplimiento de las recomendaciones en términos de horas lectivas destinadas a la educación física; las estrategias nacionales deben asegurar que los directores de escuela, padres y otras partes interesadas relacionadas son conscientes de los beneficios de la educación física, y los requisitos del currículo deben reclamar un tiempo suficiente para la prestación con el fin de alcanzar esos objetivos; las estrategias nacionales y el presupuesto asociado a éstas deben promover la coordinación escuela-comunidad y los itinerarios relacionados hacia la participación en la actividad física y afrontar los actuales problemas de comunicación entre diferentes organismos; y revisar la pertinencia y calidad de los currículos de educación física, especialmente allí donde exista una predisposición sostenida hacia la competición deportiva y las actividades relacionadas con el rendimiento; desarrollar sistemas y mecanismos de seguimiento y garantía de la calidad para promover la obligación de rendir cuentas y las buenas prácticas en el marco de la formulación e implementación de políticas de EFC.
En Morelos, debemos definir la naturaleza y el alcance de la educación física de calidad, en el contexto de las estrategias requeridas para adoptar la formulación y el desarrollo de currículos inclusivos y equitativos, que proporcionen experiencias personalmente significativas y social y culturalmente pertinentes, y que atraigan a los jóvenes a la alegría y al placer de la actividad física con el fin de fomentar un estilo de comportamiento activo y saludable a lo largo de toda la vida.

1 comentario:

Héctor icaza dijo...

muchas felicidades por la nota y recomiendo ampliamente la lectura completa del libro que nos ofrece una visión muy clara de qué es y para qué queremos una educación física de calidad.
Héctor Icaza
Colima, México